carmelopedroso

Ώρα  3 ώρες 25 λεπτά

Σύνολο σημείων 625

Uploaded 27 Δεκεμβρίου 2016

Recorded Δεκεμβρίου 2016

-
-
1.247 m
690 m
0
1,7
3,5
6,97 χιλιόμετρα

273 εμφανίσεις, 11 αποθηκεύσεις

κοντά στην περιοχή Pedroso, La Rioja (España)

Pedroso. Picon. La Portilla. Patrocinio
Sacred architecture

Arco del Patrocinio

Arco del patrocinio
Σταυροδρόμι

Camino de las Viñas

Camino de las Viñas
δέντρο

Roble de la Virgen

El roble de la Virgen La tradición popular sitúa la aparición de la Virgen del Patrocinio (Patrona de Pedroso) en un Roble de más de 500 años de antigüedad que se encuentra, o mejor dicho se encontraba, en el camino de las Viñas, pero nada sabemos de esto como no sea la cancioncilla que dice: "La Virgen del Patrocinio ni es comprada ni en vendida, que es bajada del Cielo y en el Roble aparecida". Tiene en su tronco una fotografía de la Virgen que muy venerada y visitada por los habitantes del pueblo. Hace unos años apareció en el suplemento del periódico “El País” un artículo en el que nos lo bautizaron como 'El roble de la lluvia' donde llegaron a conclusiones erróneas en sus entrevistas o simplemente titularon el artículo con lo que más les chocó. Está bien que hayamos salido en la prensa, esto nos puede ayudar a valorar un poco más lo que tenemos pero creo que lo que tenemos es suficientemente importante sin tener que recurrir a costumbres que nos son ajenas. Como muy bien dice el artículo, “El Roble de la Virgen” es un quejigo, su nombre científico es Quercus faginea. En el libro “Árboles singulares de la Península ibérica” está recogido y catalogado. Allí se dice que es un ejemplar suelto, lo cual no es del todo cierto pues unos metros más arriba hay otros, más jóvenes y menos majestuosos, que no impresionan tanto pero que son de la misma familia. El quejigo es un árbol que no se suele hacer demasiado grande, raramente sobrepasa los 20 metros, de hecho El Roble de la Virgen tiene unos 18 metros, lo que nos indica que prácticamente ha alcanzado su límite. Las formas de las copas suele variar dependiendo de la exposición o de la compañía, si se encuentran solos la copa tiende a ser ovalada paro si se encuentran formando un bosque tiende a ser más alargada. Si preguntamos a los más mayores del pueblo sobre El Roble de la Virgen casi todos nos dirán que siempre lo han conocido así. Tienen toda la razón pues nos encontramos ante un ejemplar de avanzada edad, lo que quiere decir que ha alcanzado su máximo esplendor. Cuántas veces nos habremos preguntado ¿quién plantó ese roble y cuáles fueron las razones que le llevaron a ello? Posiblemente no lo plantó nadie con una intención concreta. Hay que pensar que hace bastantes años gran parte de la zona fue un bosque de roble similar a lo hoy es El Rebollar, pero con los árboles más aclarados. Suponemos que cuando aumentó la necesidad de tierra, pastos, madera y leña se taló a matarrasa. Este fenómeno no está claramente documentado pero por situaciones parecidas lo más probable es que ocurriera hace unos siglos, es decir entre el XV y el XVI. Por lo tanto El Roble sería un superviviente de aquel bosque Los pedrosiños de aquel tiempo talaron aquellos bosques por unas necesidades concretas, hoy aquellas necesidades han desaparecido pero también lo ha hecho el bosque. Pero todo lo que estamos contando es ya historia, pues hace unos pocos años, la acción de algún desaprensivo ha hecho que este ancestral árbol desaparezca. Permitidme que estas líneas sean un homenaje al roble que tantos pedrosiños han visto y admirado durante sus vidas.
πανόραμα

Peña de Tobia

Peña de Tobia
φωτογραφία

El Picón

El Picón. Es una especie de Tormo residual, geológicamente arcilloso, por lo que es muy frágil. (686m)
πανόραμα

El Picon. Truchero de Bobadilla

El Picon. Truchero de Bobadilla
πανόραμα

Pedroso visto desde el Seco

Pedroso visto desde el Seco
πανόραμα

Cerro del Seco

Cerro del Seco
Σταυροδρόμι

Portillera de Ledesma

Portillera de Ledesma
Sacred architecture

Ermita del Patrocinio

Ermita de Nuestra Señora del Patrocinio: Localizada dentro del casco urbano, fue construida en la segunda mitad del siglo XVII y reconstruida un siglo más tarde. Se trata de un edificio realizado en mampostería, ladrillo y sillería. Según cuenta el presbítero pedroseño D. Juan Matías Herce Anguiano en su "Compendio Histórico de la Villa de Pedroso" escrito en 1786, la ermita de Ntra. Sra. del Patrocinio debe su fundación a la piedad del venerable sacerdote, hijo de esta villa, licenciado D. Juan Domingo Herce, Comisario del Santo Oficio de la Inquisición y cura que fue durante 20 años de la parroquia de Pedroso, edificándola en el mismo sitio en que antes estuvo la ermita de santo Domingo de la Calzada. Las obras de esta primera época pudieron comenzar en torno a 1670, quedándonos de ellas la extraordinaria cúpula de media naranja junto con los retablos, el baldaquino de la virgen, todos ellos de arte barroco, y la mayoría de las imágenes y cuadros. Hacia 1750 se inicia la reestructuración definitiva de la ermita, gracias a la iniciativa de D. Juan Manuel de Baños, natural de Pedroso y vecino de Madrid. El proyecto de remodelación se debe al maestro de obras madrileño D. Félix Domínguez y al aparejador D. Agustín Paniagua que fue el encargado de terminarla, de ahí que la influencia madrileña se deje notar claramente en esta parte de la ermita. Este proyecto no solamente planteó la construcción de la fachada sino también "alargar la ermita de siete a ocho varas, quitar la bóveda y texado, darle más altura no dejando en ella más que los dos pedazos de pared a los costados, quitando la pared del cerrado y ésta retirarla adentro para dejar la plazuela despejada rellenándola de tierra, igualando la casa de los señores capellanes con la ermita..." Pero no fue hasta el año 1786 cuando se da el impulso definitivo gracias a la iniciativa del entonces alcalde, D. Salvador Hernández Anguiano, que ante la falta de dinero para seguir con las obras, decide remitir una carta a todos los hijos del pueblo residentes en distintos puntos de España y América al objeto de que contribuyeran a los cuantiosos gastos de la fachada que se trataba de fabricar en este edificio religioso. Entre las donaciones destaca la del doctor D. Pedro Ignacio Ibarreta y Ribera (que era Chantre de la Iglesia Catedral de Guadalajara de Indias, Méjico) que había remitido 2.000 reales, que sirvieron además para agrandar la casa pegante para que cobijase las tres capellanías que atendían el culto de la ermita. El importe de todo este conjunto de reformas, que dejó la ermita más o menos como la conocemos hoy en día, ascendió a la cantidad de 63.781 reales y 10 maravedís, interviniendo en ellas además de los ya citados algunos artífices regionales de reconocido prestigio como el arquitecto, najerino de adopción, Francisco de Gurrea que fue quien materializó la fachada. El mismo D. Juan Manuel de Baños regaló una campana para la espadaña que culmina la fachada. El edificio, de claras influencias madrileñas, es de mampostería encadenada con ladrillo y sillería. La fachada, con tres arcos de ingreso al pórtico, está rematada con una espadaña de dos huecos. Su planta es rectangular de una sola nave de cinco tramos, con crucero y cabecera cuadrangular. En su interior destaca los dos retablos, el baldaquino que sirve de camerino a la virgen del Patrocinio, que es una escultura de una sola pieza, todos ellos barroco de finales del XVII. También encontramos varias imágenes y cuadros de esa época y su magnífica cúpula decorada con yeserías policromadas

Σχόλια

    You can or this trail