PJCastro

Ώρα  3 ώρες 55 λεπτά

Σύνολο σημείων 1539

Uploaded 1 Φεβρουαρίου 2017

Recorded Φεβρουαρίου 2017

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
846 m
483 m
0
3,1
6,2
12,47 χλμ

4279 εμφανίσεις, 138 αποθηκεύσεις

κοντά στην περιοχή Tobazo, Andalucía (España)

Resulta sorprendente la cantidad de insospechados rincones que puede llegar a esconder la Sierra Sur de Jaén. Esta ruta nos permite disfrutar de uno de los rincones menos conocidos de la comarca y a su vez más cargado de historia y encanto como es el sector más occidental de la Sierra Sur, entre Alcaudete y Sabariego, allá donde el Río San Juan se encañona tornando bravío su hasta ahora apacible discurrir. Este precioso recorrido nos lleva a ascender al Cerro Caniles y al Cerro de la Harina, estratégicos enclaves donde se ubican unas torres vigías nazaríes de la Baja Media que toman el nombre del cerro donde se encuentran. Además recorreremos parte del cañón del Río San Juan donde se encuentra el paraje de Los Charconales, repleto de pozas y saltos de agua que hace las delicias en el estío de los sabaregueños. El recorrido está salpicado de viejos cortijos y molinos, con la alternancia del tradicional olivar y la frondosidad del pinar al que se le añade la rica vegetación ribereña del San Juan y con el particular encanto de tener la sensación de estar descubriendo una peculiar mezcla de naturaleza, historia y tradición que de forma inesperada nos invade en estos parajes.
Iniciamos la ruta en el Area Recreativa del Puente Palomillas, junto a la JA-4305, carretera que comunica la N-432 con Sabariego, a menos de 1 km de la carretera nacional junto al Río San Juan en el Puente que le da nombre al área. El área recreativa está acondicionada con merenderos y barbacoas y en ella se encuentra las Fuente Palomillas, con varias pilas de piedra dispuestas en forma semicircular aunque en esta ocasión estaba seca. Unos metros más adelante siguiendo el carril que atraviesa el área encontraremos otra fuente de agua potable junto a una construcción reciente.
Desde la entrada al área recreativa comenzamos la marcha tomando una pista que en fuerte pendiente asciende hacia el oeste pasando junto al Cortijillo de Caballero que se nos queda a la derecha. Nos introducimos en el pinar quedando bajo nosotros Fuente Palomillas mientras seguimos el camino que sin tregua gana altura por la ladera del Cerro de la Majada. Pasamos junto a la linde de un olivar hasta llegar a un collado donde la pista desciende suavemente conduciéndonos al Cortijo La Torrezna, con tres viviendas anexas y un bonito emparrado en la puerta pero que tristemente se encuentran en estado semirruinoso.
Seguimos la pista que unos metros más adelante confluye con el Camino de las Cabreras, tomando éste a la derecha en ascenso para llegar al Cortijo de las Cabreras. Seguimos la pista a la derecha que continúa ascendiendo para salir del olivar e introducirse de nuevo en un frondoso pinar del que salimos para encontrarnos con la Hoya de Montes, planicie hoy ocupada por olivos y desde donde ya vemos frente a nosotros el Cerro Caniles y Cerro Blanco a su izquierda.
Nos salimos del Camino de las Cabreras y cruzamos la Hoya de Montes por medio del olivar para atrochar y tomar el camino que se introduce en el bosque que cubre la cara sur del Cerro Caniles con unos potentes y llamativos muros de piedra y que de forma muy cómoda asciende zigzagueando primero por la cara sur entre el pinar y posteriormente por la cara este ya con el terreno más despejado lo que nos permite tener unas vistas impresionantes a la Sierra Ahillos.
Llegamos finalmente a la cumbre del Cerro Caniles (848 msnm) donde se erige la impresionante Torre de Caniles, torre vigía nazarí de la Baja Edad Media. Esta torre formaba parte del sistema defensivo y de vigilancia del Castillo de Alcaudete. En la zona del río San Juan quedan las siguientes atalayas: Torre de los Ajos, Torre de la Harina, Torre del Molino del Moro, Torre de Caniles y Torre Blanca (todas declaradas B.I.C. en 1985).
Las atalayas o torres de vigilancia, fueron construidas en puntos estratégicos, permitiendo así la rápida comunicación e información desde lugares alejados con la fortaleza de Alcaudete. Su valor como foco de resistencia militar era nulo, pero su importancia como ingenioso sistema de comunicaciones muy grande, bien dando la alarma de incursiones enemigas o dando la señal de que todo estaba en paz. De este modo se daba tiempo a preparar la resistencia al ataque o asedio y poner al abrigo de las murallas de la villa y fortaleza a las personas y ganados de la misma.
Desde cada una de estas atalayas se divisaban varias de la misma línea defensiva, por lo que la perdida de alguna de ellas no inutilizaba el sistema de aviso, ya que la más cercana daba la señal de alarma y la que había sido conquistada servía como indicación de donde se estaba produciendo la entrada de las tropas enemigas.
Las atalayas tenían una guardia permanente de dos o tres hombres. Los avisos se daban, si era de noche mediante fuegos que se encendían en la zona aterrazada de la torre y si era de día mediante humo. De este sistema defensivo quedan ejemplos considerables en el término municipal de Alcaudete, más en el río San Juan que en el río Víboras, ya que el primero constituyó frontera un mayor periodo de tiempo.
Alcaudete fue un punto crucial para las expediciones bélicas ya que una de las principales vías de penetración en el reino nazarita, (el valle del Guadalquivir estaba dominado por los cristianos) era la que, partiendo de Córdoba y a través del río Guadajoz y el San Juan, conducía hasta Alcaudete y desde aquí, tras atravesar Castillo de Locubín y Alcalá la Real, y siguiendo el cauce del río Velillos, llegaba a la vega granadina.
La Torre de Caniles ha sido reutilizada como torre de vigilancia forestal; para ello ha sufrido una reforma importante, de manera que los restos originales sólo alcanzan 4,50 m. Posee una estructura cilíndrica recta de 3,81 m. de diámetro con base escalonada hasta los 2,40 m. El interior de la base ha sido perforado para crear una estancia con varias ventanas. La parte original fue realizada en sillarejo y en la reforma se ha completado con mampostería; así mismo se le ha dotado de una escalera espiral ascendente de hormigón, adosada al exterior, para acceder a la sala superior. En el techo se sitúa el vértice geodésico y al que accedemos por una trampilla subiendo por unos peldaños metálicos. Las vistas desde aquí son impactantes, con la Sierra Ahillo y Alcaudete con su castillo hacia el norte. El Valle del Río San Juan y las altas cumbres de la Sierra Sur de Jaen donde La Morenilla, La Pandera y Ventisqueros se nos muestran como claras referencias. Hacia el sur podemos contemplar Sabariego, La Rábita y la Sierra de San Pedro con el Buitrón como máxima elevación de la misma. Hacia el oeste tenemos las Sierras Subbéticas donde podemos identificar la Sierra Horconera con La Tiñosa, Sierra Alcaide, el Lobatejo. Etc.
Comenzamos el descenso tomando ahora un sendero hacia el oeste que aunque en sus primeros metros cuesta verlo inmediatamente se muestra de forma inequívoca descendiendo y serpenteando con una marcada inclinación en su inicio pero que luego se hace muy cómodo. Confluye en otro sendero más marcado que tomamos a la derecha buscando rodear el Cerro Caniles por su cara norte. Al pasar por zona de umbría los musgos y los líquenes comienzan a tapizar los troncos, las rocas y los viejos muros de mampostería que dan soporte a este precioso sendero que ahora llevamos, de bastante entidad y que recorre el bosque mixto de pinos y encinas resultando una auténtica gozada descender por esta maravillosa vereda que nos conduce sin apenas darnos cuenta a las ruinas del Cortijo de Daniel García.
Desde aquí cruzamos el olivar de la Hoya de Montes y retomamos de nuevo el Camino de las Cabreras desandando nuestros pasos ahora en sentido descendente pasando por el Cortijo de las Cabreras, tras el cual seguimos descendiendo acompañando al inicio el incipiente Barranco de las Cabreras. El Camino de las Cabreras abandona el cauce del barranco y desciende hacia el sur bucando el Valle del Río San Juan, dejando a nuestra derecha el Monte de las Cabreras.
Sabariego se muestra ya frente a nosotros mientras descendemos y contemplamos al otro lado del rio el Molino Malagón, antiguo molino de pan en la orilla del río San Juan que hoy funciona como alojamiento rural. Más abajo pasamos junto al Cortijo Los Hilarios, (de las Hilarias según indica erróneamente el IGN), y tras pasar unas vegas llegaremos al Río San Juan, que salvamos por un puente junto a los restos del Molino Funes (molino de aceite y harina).
A continuación cruzamos el puente y comenzamos a remontar el río junto a su margen natural izquierdo, entre su orilla y unas plantaciones de estacas de olivar. Podemos observar como comienzan a aparecer pozas y remansos en el río en su discurrir por su lecho rocoso. A esta zona se le conoce como Los Charconales, donde llegaremos a una pequeña cascada con una amplia poza en cuyo fondo cuenta las historias y supercherías locales que se esconde una misteriosa cueva. Lo que sí es un hecho es que esta zona está muy demandada para el baño en pleno verano, haciendo las delicias del personal tanto por el magnífico enclave como por sus frescas aguas.
Bajamos al mismao cauce del ró por un sendero y extremando cuidado pasaremos al otro lado saltando sobre la misma cascada. Evidentemente en épocas en las que el río baja con crecida o con un caudal abundante la cosa se complica sobremanera, hasta el punto que es mejor ni intentarlo.
Una vez al otro lado subimos la pendiente de la ladera sin sendero hasta retomar una vereda que discurre paralela al cauce del río remontando éste y que nos desciende próximos a la misma orilla. Aquí aprovechamos para cruzar al otro lado del río donde se encuentran las ruinas del Molino de Colmena, molino de aceite con potentes contrafuertes. Desde la puerta del molino tomaremos el viejo camino que accedía a él y por el que comenzamos a subir, para a los pocos metros abandonarlo y afrontar la ladera frontalmente por las bravas para alcanzar la linde del pinar y seguir la cresta oeste del Cerro de la Harina, arista rocosa por la que ganaremos altura a la vez que poco a poco se va definiendo claramente un sendero que más adelante comienza a mostrar buenos muros de piedra seca denotando cierta solera. Echamos la vista atrás y podemos disfrutar de las vistas sobre el Cañón del Río San Juan pudiendo apreciar las ruinas del Puente de Talegas un poco más debajo del Molino de Colmena, en pleno meandro del río.
Seguimos por la cresta hacia el este quedando la aldea de Sabariego a nuestra derecha. Pasaremos un colladito donde finaliza una pista forestal y afrontamos el tramo final de subida al Cerro de la Harina. A esta montaña se le denomina así por ser el trayecto más corto hasta los antiguos molinos de harina que se encontraban a orillas del río San Juan, lo que explica el porte del sendero que llevamos en este tramo.
Llega un punto en el que el sendero deja de ascender para mantener cota buscando hacia el sureste el Portillo de la Torre. En ese momento retomamos la arista oeste del cerro por el borde del pinar hasta llegar a su punto más alto donde se erige majestuosa la Torre de la Harina (749 msnm).
La Torre de la Harina, al igual que la Torre de Caniles, es una torre vigía nazarí de la Baja Edad Media. Tiene una estructura de cuerpo cilíndrico recto de 4,45 m. de diámetro que ha perdido la mitad Sur. Realizado el perímetro en mampostería y relleno interior. La sala superior tenía un diámetro de 2,45 m. a una altura de 4,60 m. y estaba cubierta por una cúpula de la que quedan algunos restos del arranque. Se conserva la ventana-puerta íntegra en el resto del muro.Aparecen los huecos de mechinales muy marcados incluso con restos de madera de los andamios para su construcción.
Esta torre también es conocida como el Balcón de Sabariego, por las imponentes vistas que sobre la aldea se obtienen desde este punto.
Unos metros más abajo de la torre, hacia el norte, sobre unos escarpes rocosos, podemos apreciar la Cruz de la Harina, cruz de hierro que suele tener flores artificales junto a ella y cuyo origen se remonta a comienzos del siglo XX cuando un mozo del Pueblo, Juanillo “El Liebro” colocó esta modesta cruz ayudado por una tomiza de esparto con la firme creencia de que podría ahuyentar las tormentas. Años después se convirtió en tradición subir cada año y en el día de La Cruz hasta el cerro La Harina para comer, bailar y festejar este día, coincidiendo con la romería de La Virgen de La cabeza en Andújar (Jaén). Alrededor de la torre morisca, se daban un gran homenaje con una merienda, una ofrenda de flores y alguna plegaria al pie de la tosca cruz de hierro.
Iniciamos ahora el descenso hacia el norte sin sendero definido y siendo cuidadosos en algún paso rocoso donde en el caso de estar el terreno húmedo se deben extremar precauciones por lo resbaladizo del terreno. Llegaremos a un olivar donde tomaremos una pista forestal que nos introduce en el pinar y que nos conduce rápidamente al Puente Palomillas, poniendo así punto y final a esta ruta tan poco conocida y a su vez tan sorprendente.
Τόπος στάσης

AREA RECREATIVA PUENTE PALOMILLAS

Τόπος στάσης

BARRANCO DE LAS CABRERAS

Τόπος στάσης

CAMINO DE LAS CABRERAS

Τόπος στάσης

CAMINO DEL CERRO CANILES

Τόπος στάσης

CAMINO DEL CERRO DE LA MAJADA

Τόπος στάσης

CASCADA DE LOS CHARCONALES

Τόπος στάσης

CORTIJO DE LAS CABRERAS

Τόπος στάσης

CORTIJO LA TORREZNA

Τόπος στάσης

CORTIJO LOS HILARIOS (MOLINO FUNES)

Τόπος στάσης

CRESTA DEL CERRO DE LA HARINA

Τόπος στάσης

CRUZ DE LA HARINA

Τόπος στάσης

FUENTE

Τόπος στάσης

FUENTE PALOMILLAS

Τόπος στάσης

HOYA DE MONTES

Τόπος στάσης

MOLINO DE ACEITE DE COLMENA

Τόπος στάσης

MOLINO MALAGÓN

Τόπος στάσης

PUENTE DE TALEGAS

Τόπος στάσης

RIO SAN JUAN (MOLINO FUNES)

Τόπος στάσης

PUENTE PALOMILLAS

Τόπος στάσης

RUINAS DEL CORTIJO DE DANIEL GARCIA

Τόπος στάσης

SABARIEGO

Τόπος στάσης

SENDERO DEL CERRO CANILES

Τόπος στάσης

TORRE DE CANILES

Τόπος στάσης

TORRE DE LA HARINA

5 αξιολογήσεις

  • Φωτογραφίες miguel yeguas

    miguel yeguas 15 Απρ 2017

    Genial Pedro, la hice el jueves y te la has currado.
    La zona da para mucho más, habrá que seguir investigando que a mí me coge muy cerquita.

  • Φωτογραφίες PJCastro

    PJCastro 16 Απρ 2017

    Buenas Miguel. Me alegra que te haya gustado. Son cerros con mucha historia a sus espaldas y que esconden rincones y senderos inesperados. Un saludo.

  • Φωτογραφίες empateauno

    empateauno 8 Φεβ 2018

    Como es invierno y ha habido precipitaciones recientes....
    1. Habría otro punto para cruzar el río en caso de que venga un caudal importante y no se pueda saltar?
    2. Sería recomendable traer algún calzado para agua para cruzarlo ?
    Un saludo y gracias por tu contribución

  • Φωτογραφίες PJCastro

    PJCastro 9 Φεβ 2018

    Hola.
    En caso de llevar el río buen caudal se debe retroceder y cruzar al otro lado en el puente junto al Molino Funes. Mejor eso que intentarlo con calzado de agua. Yo lo pasé saltando sin mucho problema pero no llevaba mucho cauce cuando lo hice.
    Un saludo.

  • joannes geboers 5 Απρ 2018

    I have followed this trail  επαληθεύτηκε  View more

    Ruta de encanta. Al final no pudemos cruzar el río San Juan debido a la lluvia abundante de las semanas anterioras.

You can or this trail