-
-
1.824 m
1.019 m
0
7,8
16
31,25 χιλιόμετρα

647 εμφανίσεις, 14 αποθηκεύσεις

κοντά στην περιοχή El Avellano, Andalucía (España)

Travesía de dos días pernoctando en el refugio de MajalServal. La ruta se inicia junto al pantano del Aguascebas, por la pista que va a la pasa del maguillo. Tras pasar por la cascada de Chorrogil, justo en el collado antes de bajar a la zona de la Majada del Maguillo se coge un jorro a la derecha que sube hacia "La Morra". Unos metros mas adelante hay que estar atentos y al llegar a un claro hay que desviarse a la izquierda, donde se inicia una senda que esta amojonada. No hay que dejarse llevar por esta senda amojonada y pisada que sube al Cortijo de la Carambilla, sino que hay que continuar recto sin apenas ganar altura por una senda un poco perdida conocida como la senda de la "Cuesta del Oso" en la que encontramos bastantes arboles caídos que hay que ir rodeando o saltando. Tras superar un paso rocoso muy bonito se llega al Cortijo de Royo de Ciruelo. Desde aquí hay que remontar la "escalera de los faustinos" hasta el Cortijo de los Chortales y pasado este seguir recto para saltar a la zona de los Cortijos de la Cáñada del Avellano. Tras llegar a la Fuente del Tejo por la pista, abandonamos esta para subir a la Morra de los Cerezos. La bajada hasta el collado que da paso a la cuerda del Blanquillo es complicada por lo escarpado del terreno y conviene buscar los pasos acertados desde arriba. Por la cuerda del Blanquillo vamos siguiendo la veredilla que llega hasta la cima. Una vez alli desandamos los pasos e iniciamos la bajada al Collado del Perernoso y ya por pista hasta el refugio donde hacemos noche. A la mañana siguiente, remontamos la pista hasta buscar el paso de la escalera de La Traviesa, bajando hasta el Cortijo. Antes de alcanzar la pista giramos a la izquierda y mas o menos paralelos a la valla del cortijo, por unas veredillas de ganado bajamos hasta el Cortijo de las Castañetas. Desde aqui alternando pista con senderos muy bonitos bajamos hasta la "Pasa del Maguillo" y unos metros mas adelante Chorrogil y los coches.

DESCRIPCIÓN:
Por segunda ocasión la Asociación de Montaña y Senderismo de Tobarra, organiza una ruta de dos días, invernal y pernoctando en un refugio de montaña.

Si el año pasado corríamos por las altas cumbres del Parque Natural de la Sierra de Castril que lindaban con la zona más meridional del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, este año hemos elegido la parte más septentrional de este Parque Natural, y recorreremos, durante dos días, la Sierra de las Villas, visitando su punto más alto, “El Blanquillo” (1835 mts.). (En algunos mapas aparece como “Alto de Pedro Miguel”.), pernoctando en uno de los refugios habilitados para el GR-247 “Bosques del Sur”.

La Sierra de las Villas es la menos conocida del mayor Parque Natural de España, salpicada de paisajes de ensueño, pese a haber sido víctima del mayor incendio que se recuerda en la zona y que devasto más de 5.000 hectáreas en el año 2.005. Posee unos desniveles muy acusados, un elevado grado de humedad y una exuberante vegetación. Los bosques de pinos laricios y negrales se entremezclan con centenarios robledales de quejigo, enebros, sabinas y en algún pequeño tramo con bojedas. La riqueza faunística de la zona que recorre la ruta es notoria, ya que además de buitres y otras rapaces encontraremos ciervos, gamos, cabras monteses y jabalíes.

Las Villas, es una tradicional zona de pastoreo que cuenta con muchos cortijos habitados. Está jalonada de numerosos trancos, que salvan el paso en los lugares más complicados y que facilitaban la comunicación entre las tierras, y los cortijos.

Toda la ruta transitara por el término municipal de Villacarrillo (Jaén).

La etapa del primer día será aproximadamente de 21 kms con un desnivel de unos 1300mts. La duración aproximada será de 10 horas de caminata, por lo que debemos de iniciar muy temprano la marcha.

Iniciaremos la ruta desde el punto kilométrico 18.600, junto al pantano del Aguascebas, de la carretera transversal que surca la Sierra de las Villas de Este a Oeste, que va de Mogón al Charco del Aceite, aguas debajo de la presa del Tranco de Beas, la JH-7155, En este punto dejaremos los vehículos y cogeremos la pista que conduce hasta la “pasa del maguillo”. Entre pinos y praderas, nos vamos adentrando en la sierra profunda. Enseguida se llega a una de las mejores cascadas que hay en la Sierra de las Villas "Chorrogil", que si la pluviometría ha sido favorable nos deleitara con un bonito espectáculo. Retomaremos de nuevo la pista, y unos metros más adelante nos desviaremos a la derecha para coger el camino que sube a “la morra” y a la zona de “la carambilla” que enseguida dejamos para aventurarnos en una senda un poco perdida que va hasta el “Cortijo de Royo Ciruelo, Cortijo de Eladio o de Tarquino” (lo de la toponimia siempre trae mucha controversia). Este tramo se conoce como la “Cuesta del Oso” ya veremos porque. Pasado el cortijo visitaremos el “santuario hipie” recuerdo de pobladores recientes de otras latitudes. (varios cortijos repoblados y restaurados de estos parajes están habitados por ciudadanos llegados de diversos lugares de Europa que hace décadas quedaron prendados de la tranquilidad de estas sierras y decidieron iniciar nuevas vidas lejos de la codicia urbana, creando rincones perfectamente integrados en la Naturaleza.). Giraremos aquí 180 grados para coger dirección sur, subiendo, por un paso muy bonito y bien construido, una maravilla de la ingeniería serrana que poco a poco, buscando la luz, llega hasta el portillo del prado y cortijo de Los Chortales. La construcción es conocida como la “escalera de los Faustinos o escalera romana”. Desde Los Chortales saltamos a los cortijos de la Cañada del Avellano o cortijo de Jabalcaballo, también habitados y con terrenos de cultivo bien conservados. Una pista en buen estado nos llevara hasta la fuente del Tejo, donde llevaremos 8,5 kms de ruta.

En este punto abandonaremos la pista para subir a la Morra de los Cerezos con una vieja caseta de fogoneros, Comienza ahora la parte más dura ya que caminaremos por terrenos calizos de un áspero lapiaz. La Morra de los Cerezos es un excelente mirador, que nos permitirá divisar las cumbres y valles de Cazorla y Segura. Enfrente dirección sur, el Guadalquivir y la aldea de Cotorios y la imponente muralla de las Banderillas, al Sur, Peña Corva y al Noreste, nuestro destino, la cumbre del Blanquillo o Pedro Miguel.

Para llegar hasta él seguiremos la cuerda, divisoria de aguas y términos municipales, Villacarrillo al norte y Santiago de la Espada-Pontones al sur, bajando 200 mts hasta “la nava de la blanquilla baja”, o “collado de aguas blanquillas” que a posteriori tendremos que recuperar para llegar hasta el Blanquillo, pintoresca cima que más bien parece una ola caliza. Desde la cumbre hacia el noreste continuando la cuerda divisamos El Cubo y los Hermanillos al norte la Raspa de Caballo Torraso y su caseta de incendios, operativa en los meses de verano, al noroeste otra caseta de incendios en las últimas estribaciones de las Villas en el cerro de Santa María. Del Blanquillo bajaremos por una cornisa en diagonal que puede ser difícil de transitar en caso de nieve y hielo hasta el Collado del Perernoso, donde por una pista bajaremos hasta la “Cerrada de San Ginés”, descartando al llegar al Arroyo del Aguascebas de la Cueva del Agua el camino que sigue aguas abajo y que nos llevaría hacia la carretera, para remontar el camino que encontramos de frente. Remontando este cómodo camino llegaremos a “la fuente colorá” donde debemos de repostar suficiente agua para pasar la noche asearse ya que en el refugio que dista unos 600 metros no hay agua. Finalmente disfrutaremos de un merecido descanso en el refugio de Majal Serval, antigua tiná de ganado, habilitada hace unos años, como punto de descanso del GR-247.

En caso de que las condiciones meteorológicas fuesen muy adversas, desde la Morra de los Cerezos bajaríamos directamente a la Fuente Colora.

El segundo día saldremos del refugio e iniciaremos la ruta entre pinos laricios y bojedas remontando la pista que discurre sobre la gran plancha de roca que forma la Lancha de la Escalera. Un poco más arriba cruzamos la Hoya de las Zamarrillas, y la vegetación que encontramos a partir de ahí es más propia de la alta montaña, donde la arboleda tiende a desaparecer debido a las duras condiciones invernales y la falta de terreno fértil. Tras un kilómetro y medio aproximadamente alcanzaremos “el collado de la escalera”, desde el que se ven todos los pueblos de la campiña jienense y la comarca de Las Villas, los más reconocibles Úbeda, Baeza, Villacarrillo e Iznatoraf, este último ubicado en lo alto de un cerro. Si el día es claro se divisan perfectamente las cumbres del macizo de Sierra Mágina y Sierra Nevada. Continúanos andando unos cientos de metros por la pista hasta llegar a un punto donde comenzamos la bajada de la “escalera de la traviesa” otro espectacular tranco que nos deja cerca del cortijo del Raso de la Escalera. Desde aquí nos encaminamos al Pantano del Aguascebas atravesando diversos cortijos y por el bonito paraje de la “pasa del maguillo”.
Una vez en el Aguascebas, llevaremos tan solo unos 13 kilómetros por lo que si las fuerzas nos acompañan podremos hacer el sendero de la cascada de la osera, eso sí descargándonos previamente el peso de las mochilas ya que pasaremos por el punto donde el día anterior dejamos los vehículos.

Σχόλια

    You can or this trail