Jesus-4x4

Ώρα  2 ημέρες 8 ώρες 33 λεπτά

Σύνολο σημείων 17198

Uploaded 21 Απριλίου 2019

Recorded Απριλίου 2019

-
-
1.217 m
21 m
0
237
474
948,63 km

129 εμφανίσεις, 17 αποθηκεύσεις

κοντά στην περιοχή Chaves, Vila Real (Portugal)

Tenemos en Europa una carretera que puede competir con la ruta 66 americana. Una sola carretera de 738,5 Kms. la N-2. Que atraviesa Portugal de Norte a Sur, de Chaves a Faro. Un desafio a la modernidad, a las autopistas, a las impersonales áreas de carretera, a la lógica. Una inmersión en la esencia de un país, que nos hará comprender lo que significa “saudade”.
La ruta tiene múltiples alicientes. Empecemos por el simple hecho de seguirla lo más fielmente posible. En muchos tramos los mojones de N-2 no son continuos, y los carteles indicativos escasos. En ocasiones atraviesa las ciudades, como antes lo hacía cualquier carretera, por el centro. Pero ya no está la calle recta sola, ahora se cruzan semáforos, sentidos obligatorios, hasta que cuando ya desistíamos de encontrarla, vemos el mojón. Cierto, podemos seguir a Google maps, aunque no siempre enlaza los tramos, debemos acudir a la intuición. A veces la tentación de abandonarla es fuerte, a nuestro lado discurre una flamante autopista, mientras nosotros sorteamos innumerables curvas.
Pero si, decíamos que tiene alicientes, y son muchos. La carretera atraviesa solitarias sierras, laderas abancaladas, que verán nacer el vino de oporto, campos en flor. Nos introduce de lleno en pueblos con habitantes viendo pasar la vida. No hay un único camino hacia el sur, hacia el Algarve. Cada uno construimos una ruta, que será irrepetible. Muy cerca de la carretera tenemos la tentación de ver esplendorosas ciudades como Coimbra, Tomar o Evora. Nosotros decidimos seguir lo más fielmente posible la carretera.
Rompemos esta norma, cuando nos apartamos para visitar Arouca. La ida la haremos por una carretera, que en un día lluvioso es digna de Islandia. El objetivo de nuestro viaje son los 306. PASADIZOS DE PAIVA . Ocho kilómetros de pasarelas, escaleras y puentes colgantes siguiendo el cauce del Rio Pavía, en medio de una exuberante naturaleza.
Iniciamos nuestro viaje en Chaves, a sólo 10 kms. de la frontera española. Y que mejor que hacerlo con un baño en esta ciudad balnearia. La búsqueda del punto de inicio nos lleva a una simple rotonda: atrás no hay ninguna indicación, adelante el satélite y la carretera nos van guiando. Y nada mejor para darnos cuenta de que estamos en una carretera de trazado tradicional, que enzarzarnos en un continuo eslalon de curvas. Cruzamos una zona balnearia, los cercanos pueblos de Vidago y Pedras Salgadas. Estamos en Tras os Montes, pasamos el Rio Lamego en Chaves, que corre a encontrarse con el Duero. Y claro, aparecen las viñas, por miles, en terrazas que se extiende hasta profundos barrancos.
También nos encontramos con ciudades monumentales, como Vila Real y Viseu, donde domina la piedra en sus monumentos. Y el azulejo azul, distintivo de Portugal. Se suceden los kilómetros, y las curvas. Tiempo de meditar, charlar dentro del coche, apreciar los millones de músicas del spotify.
Al llegar al Centro Geodésico de Portugal sabremos que estamos en la mitad de nuestro viaje. Nos encontramos con el Alentejo, la réplica de Extremadura. Entramos en la dehesa donde aparecen los chaparros y olivos. Atrás han quedado pinos y eucapliptos. Cerca el mar, el tramo entre Almodovar y Sao Bras de Arportel ha sido declarado patrimonio nacional, y las señalizaciones rehabilitadas. La casa de peones camineros, cantoneiros, luce blanca cuando nos aprestamos a tomar mil curvas más. La llegada a Faro es la de cualquier gran ciudad, la N2 se adentra hasta en un momento desaparecer, tal como se inició.
La vida en la carretera tiene sus propios ritmos, los hallazgos de restaurantes escondidos, escuelas con entrada de sexo femenino y masculino. Nos detenemos a preguntar una dirección, y alguna vez hasta nos acompañan. La prisa es contraria a este trayecto, no hay que fijar etapas que las va diciendo la propia carretera. Al regresar nos traemos recuerdos y, también el significado de la saudade del camino.
El nombre de Chaves (“llave”), le fue dado por su cualidad de entrada a Portugal, al estar situada a 10 Km. de la frontera española. Esta posición estratégica, le ha legado un pasado histórico cuajado de guerras contra romanos, visigodos, árabes, franceses y españoles. Actualmente Chaves tiene fama por su balnearios, ya existentes en época romana. Chaves es el punto de partida, saldremos justamente de donde se encuentra marcado en google maps el inicio de la N-2
Estación termal de prestigio, Vidago fue en el siglo XIX la preferida de la corte portuguesa, siendo por eso considerada la "reina de las termas". La termas se encuentran en un impresionante edificio.
Estación balnearia. En la foto imagen dela antigua estación del tren que unía Vila Real con Vidago, en la actualidad y en la ápoca que operaba el tren.
Situada fuera del casco urbano, esta escuela cuenta con entradas independientes para "Sexo femenino" y "sexo masculino". Imaginamos que las centrales serán para los profesores.
Vila Real cuenta con unas edificaciones aristocráticas, con casas blasonadas, ventanas manuelinas y balcones tradicionales en hierro forjado. Es una ciudad antigua, situada en la confluencia de los ríos Corgo y Cabril, enmarcada por las sierras de Alvão y de Marão al oeste, y por la sierra de Montemuro, al sur.
La ciudad de Peso da Regua es la puerta de entrada a toda la región del vino de Oporto también conocida como zona del Corgo.En la carretera de acceso un gran embotellamiento nos impidió la entrada. Cerca se encuentra un gran viaducto y viñas en las laderas, auténtica imagen de la zona.
Bella ciudad de la que se dice que es la localidad con mayor concentración de monumentos históricos por metro cuadrado de Portugal. Destaca, y ya merece una visita solo por eso, el Santuario de Nossa Senhora dos Remédios. Iglesia barroca del siglo XVIII. Desde el paseo se ven los 686 escalones, que a través de una artística escalera nos llevan a lo alto.
Arouca, es un pueblo de interior, que conserva todas sus costumbres, y además cuenta en sus cercanías con las Pasarelas de Pavia. Destaca su plaza mayor, donde cada Semana Santa se celebra una procesión, que dependiendo del estado del tiempo, da una vuelta completa a la ciudad, o simplemente cruza la plaza uniendo una iglesia a la otra. Mención aparte merece la carretea de acceso, que ya justifica el viaje. Una calzada bien conservada, antigua y solitaria con los montes ralos de vegetación pero que exhiben todos los colores ocres y verdes Parecería que estamos en Islandia.
Viseu es una ciudad que reclama un pasear sosegado. Su centro histórica, tiene calles de diseño medieval, que confluyen en su parte más significativa la Plaza de la Catedral. Esta ciudad cuenta con el privilegio de contar con la primera posición del ranking de calidad de vida en Portugal.
Penacova es uno de tantos pueblos de la N-2. Pero al pasar nos sorprendió un edificio en un imponente cerro que presidía la localidad. Resultó ser un hotel en ese momento abandonado Decidimos subir y mereció la pena buenas vistas sobre un grandioso entorno. Cerca de allí la carretera da innumerables vueltas, mientras que a nuestro lado la autopista ve correr los vehículos.
Merece la pena detenerse en esta localidad. Calles rectas, empedradas, y una fuente con historia. Enfrente otro de los motivos de nuestra parada el Hotel restaurante El Cobra, un clásico de la zona, con una buena gastronomía y un excelente personal.
A poca distancia de la carretera nos encontramos uan gran picota, que representa el centro geodésico de Portugal. Cerca un museo, y sobre todo unas formidables vistas de la región.
LaN-2 pasa por el centro de San Genaldo. Incluso un semáforo, regula el paso en cada dirección. No podemos dejar de detenernos para observar sus casas de color añil.
Este pueblo, hoy de escasa actividad, fue escenario de un trascendental tratado. En este importante tratado se reconocía a Castilla la posesión de las Canarias prohibiéndole navegar al sur del Cabo Bojador, y a Portugal se le concedía el dominio sobre las Azores, Madeira y todo lo "descubierto y por descubrir" al sur de dicho cabo.
Atravesamos este pueblo, cercano a Aljustrel de donde incluimos las fotografías.
Situado en una rotonda nos encontramos esta curiosa estatua.
Un cantoneiro es una persona responsable del mantenimiento y construcción de las carreteras. De una región (o cantão de donde deriva la palabra). Algunas están perfectamente conservadas, como la de la fotografía en las inmediaciones de Faro. En las otras fotografías imágenes del paisaje de esta parte sur del Algarve
La carretera acaba en la mitad del pueblo. Se va adentrando en su casco urbano. El punto final lo trazamos en función de google maps en el momento en que desaparecen las referencias

Σχόλια

    You can or this trail